ASCENSIÓN AL CALVITERO Y EL RECORRIDO POR LA GARGANTA DE LOS INFIERNOS

 

            El pasado viernes 23 de septiembre ocho aguerridos miembros del club nos juntamos para realizar la segunda actividad del programa que iniciamos este año y pretendemos acabar en 4, consistente en ascender a las cumbres de las 17 comunidades autónomas.

            En esta ocasión tocaba ir a la zona más occidental de la sierra de Gredos, en el límite entre las provincias de Ávila, Salamanca y Cáceres, donde se encuentra la cumbre de esta última provincia y de la comunidad de Extremadura, el Torreón del Calvitero, de unos 2400 metros.

 

Ya en mayo tuvimos que cambiar esta ascensión por la cumbre murciana por mal tiempo en Gredos, pero ahora parecía que otras dificultades más bien organizativas nos ponían palos en las ruedas. En concreto, la falta de alojamiento, porque fue difícil encontrarlo en el valle del Jerte, nuestra base de operaciones, ya que todos los albergues estaban cerrados por temporada baja, y finalmente pudimos reservar un par de casitas en el camping situado frente a la entrada de la garganta de los Infiernos, estupendo y magníficamente ubicado, aunque absolutamente vacío. Personalmente me recordó al famoso motel de la película Psicosis cuando un confuso y extraño recepcionista, a lo Norman Bates, nos dió rápidamente las llaves nada más llegar la primera y oscurísima noche …. No sé los demás pero yo dormí a pierna suelta, al fin y al cabo tenía a mi gran compañero Miguel en la habitación.

            Tras levantarnos temprano, tocaba desayunar para coger fuerzas ante lo que iba a ser una larga jornada, pero …. estábamos en temporada baja. En el camping no teníamos opción y nos recorrimos media comarca para desayunar. Cuando ya pensábamos que íbamos a iniciar esta crónica diciendo que por dificultades “técnicas” no habíamos podido subir al Calvitero, por fin encontramos una cafetería en El Barco de Ávila, y saciados nuestros estómagos, por fín nos dirijimos hasta la central de la laguna del Conde, en la abulense cara oriental de la sierra de Béjar, donde iniciaríamos la ascensión.

            La ascensión por el valle de las lagunas del Trampal fue dura, pero nos permitió descubrir un paisaje espléndido en su cabecera, con una sucesión de preciosas lagunas glaciares desde las que, en poco tiempo, llegamos al cordal principal. Y, ya que estábamos allí, ¿por qué no pisar la cumbre más alta de Salamanca y de toda la sierra de Béjar?, pues nada, dicho y hecho, en nuestro camino al Torreón nos desviamos ligeramente para subir al Canchal de la Ceja, ligeramente más alto que la cumbre extremeña. Superada esta tachuela afrontamos la parte más bonita de la línea de cumbres de esta sierra, con preciosos berrocales graníticos e importantes paredes, una de las cuales, el paso del Diablo, pasamos por sus famosas cadenas. Una última subida y, por fin, el Torreón del Calvitero, con un horizonte amplio hacia tierras cacereñas (con todo el valle del Jerte a nuestros pies), hacia gran parte de la provincia de salamanca y hacia toda la abulense sierra de Gredos.

            Tras las fotos de rigor, bajada. Esta vez por el valle de la laguna del Conde, paralelo por el sur al de las lagunas del Trampal. Si pensábamos que todo estaba hecho, nos equivocábamos de plano, porque la bajada resultó más dura incluso que la subida, con varias zonas encajadas de la garganta, donde echamos de menos incluso cadenas como las del paso del Diablo. Por fin junto a la orilla del embalse de la laguna del Conde, llegamos a la presa y, paralelos a la tubería de la central, en un ratillo estábamos en los coches. En total algo más de 9 horas de actividad montañera de envergadura y merecida cervecita.

            Después de un merecido descanso y antes de regresar a Córdoba, hicimos un precioso recorrido por la garganta de los Infiernos, que teníamos al lado, y que, a pesar de su poco caudal propio del inicio del otoño, nos ofreció unas imágenes preciosas de una de las gargantas más hermosas de España, con unas marmitas de granito preciosas. Después de alargar el recorrido hasta el famoso Puente Nuevo, de la ruta de Carlos V, para coger calorcito, algunos lo dejamos todo en las pozas de la garganta, donde tal vez nos dimos el último baño de la temporada, como me ha aconsejado mi dolorida garganta durante toda esta semana.

            En definitiva, magnífica actividad que nos ha dado más ganas de seguir con el proyecto que tendrá un siguiente capítulo en el puente de los Santos en La Rioja y Euskadi.

¡Nos vemos en las cumbres autonómicas!

  Juan Carlos


EL EQUIPO "B"

Pues sí, también hay un equipo B en este grupo, el que siempre está detrás, acompañando, animando y algunas veces hasta sufriendo ! pero esta vez ha sido diferente!! Esta vez este equipo compuesto por Cati, María del Mar y Manoli ha tenido su primera salida de ruta sin ser conducidas por algún integrante masculino y ni más ni menos que la  Ruta alternativa: Central del Chorro – Lagunas del Trampal – Central del Chorro, ascenso y descenso acumulados de unos 800 metros aproximadamente,  unos 13 kilómetros de longitud, una subida  algo dura y con mucho que contar...

Empezamos el día buscando algún bar donde recargar energías con un buen desayuno, pero aunque parezca fácil decirlo más difícil fue encontrar uno abierto por estos lugares (se ve que aquí el dicho de a quien madruga Dios le ayuda se convierte en quien madruga .....se encuentra todo cerrado).

Más tarde llegamos a la Central del Chorro desde donde los dos equipos nos preparamos para salir, unos para la ascensión al Torreón o Calvitero y otras para las Lagunas del Trampal; como los chicos tenían mas ruta a los pocos metros de empezar los perdimos de vista por aquellos caminos.

Cati como buena senderista ya llevaba todo preparado en su móvil,  para seguir nuestra ruta sin perdernos por aquellas piedras y todas atentas a los famosos hitos que creo yo que algunos se asustaban al vernos, porque no había manera de dar con ellos....

Empezamos a buen ritmo, pero que será lo que tiene la montaña que cada vez que veíamos un rincón con encanto, este nos invitaba a descansar y contemplar cuanto nos ofrecía y de paso hacer alguna que otra foto y reponer aliento. Teníamos por delante mucha subida a través de la Garganta del Trampal, y mucho tiempo hasta que los chicos regresaran. A partir de aquí la ruta continúa entre grandes rocas que teníamos que saltar de una a otra fijándonos en los hitos

Y entre piedras y piedras llegamos al final, mirando hacia atrás y sintiéndonos satisfechas del esfuerzo que habíamos hecho, la recompensa fue aquella laguna, de origen glaciar, que la naturaleza nos ofrecía y donde recargamos energías para la bajada que también prometía ser espinosa jejejeje

Llegamos al punto de partida cansadas, pero satisfechas de haber conseguido nuestra meta, que según parece, algunos de los chicos no tenían muy seguro de que fuésemos a lograr.

Las agujetas se van pero la satisfacción siempre se quedará......

 !!Enhorabuena Campeonas!!

               

                Manoli CALZADA.

Galeria

 
 

 
© GRUPO DE MONTAÑA TIÑOSA | C/ Úbeda, esquina con C/ Pontevedra · Córdoba | Diseña y desarrolla Xperimenta