Subida al Torrecerredo

El 23 de agosto fue la fecha señalada para hacer una actividad en picos de europa, al gustarnos el tema de la escalada lo lógica hubiera sido realizar alguna via en el naranjo, pero no era el momento al menos para el que escribe. Así que convencido Juan Antonio, de que el objetivo era el Torrecerredo desde Pandébano en el día, nos dispusimos a empezar la ruta a las 6 de la mañana en el aparcamiento de Pandébano, trás los ánimos de Juan Solano.
 
Cuando empiezas a llegar al refugio del naranjo y ves la mole que es el naranjo en seguida la anotas en la libreta de proyectos y es que a cualquier persona que escale o sea montañera le gustaria trepar por esos muros y mas si cabe cuando ves el ambiente que hay en torno a él. Trás una pequeña parada en el refugio y después de unas fotos con los hermanos Pou y recibir sus ánimos, empezamos lo serio de la ruta. 
En el paso de los cazadores ya empiezas a notar que cualquier fallo puede costarte carísimo como luego nos constataron. 
Siguiendo una serie de hitos, y trás pasar por una serie de placas de gran adherencia llegamos al Jou de Cerredo donde empiezas a ver de verdad la envergadura que no sólo tiene el objetivo sino cualquier pico por estos lares y es que ninguno a priori parece fácil. Trás las risas para aliviar un poco la tensión de ver de lejos la pared Este del Torrecerredo, flanquemos el jou y empezamos a subir la pedrera que va haciendo zigzag al principio y va desviándose a la izquierda poco a poco, hasta que nos plantamos en el sitio en el que la cosa ya empieza a ponerse más seria ya que aunque las trepadas sean fáciles, cualquier agarre suelto, piedra rodada que venga por arriba puede hacer que una actividad se torne en otra cosa.
Aunque hubiese momentos de duda o titubeo el objetivo estaba cerca, así que nos plantamos en la cima en un tiempo algo más de lo deseado. 
       Trás las fotos de rigor y después de contemplar Peña Santa y sobre todo la Cresta del Cabrones (otra que habrá que apuntar en la libreta de projectos, jjj), nos dispusimos a la bajada, en la que le agradeceremos a una pareja de montañeros vascos que nos estuvieron ayudando en todo momento en la bajada, sobre todo a mí que empezaba a tener problemas físicos. Al verme con apuros estuvieron en todo acompañándonos hasta el refugio, y luego hasta el vehículo. Como  decían ellos es que picos es picos, y que razón tienen. 
Gracias a las niñas que nos dejan disfrutar de estos sitios a costa de estar en tensión, a todos los integrantes del GRUPO DE MONTAÑA TIÑOSA, en especial a Juan Solano por el apoyo, los ánimos y por cantarnos el tiempo, lo que hizo que no me preocupara por lo que tardaramos en descender, a mi compañero el lobo que es mu bullas pero wena gente, es que no puede controlar esos nervios el jodio (charlaria hasta con las piedras pero iría con él "onde juera" jjj), y a la viejita que me regaló la gorra naranja, va por ti YAYA, estuve cerca tuya, pero no llegue a verte XXX.

                                                                                                ANTONIO RIDER.

 
 

 
© GRUPO DE MONTAÑA TIÑOSA | C/ Úbeda, esquina con C/ Pontevedra · Córdoba | Diseña y desarrolla Xperimenta